=) Frase Memorable*


I made this widget at MyFlashFetish.com.

=) EL Estreno De Amanecer Part 2*

19 ene. 2010

=) 3er Capítulo "Disculpas Aceptadas"*

-Claro que si preciosa


-¿Que es lo que necesitas Nessie?- preguntó Sue


-Que me perdonen- admitió mi hija mirando hacia el piso, tomó aire y continúo de forma atropellada -aunque yo sé que no tengo ningún derecho de pedirselos porque arruiné el momento, pero quiero que sepan que de verdad estoy muy arrepen...


Sue le puso un dedo sobre los labios para que se callara.


-Tranquila Nessie, no estamos molestos por lo que pasó- aseguró Sue sonriendole tiernamente


-¿De verdad?- inquirió Nessie confundida -pero lo que pasó...


-Era algo que sabíamos que pasaría- intervino Charlie -así que no te preocupes, porque nada va a hacer que se cancelen nuestros planes- agregó mi padre mirando de reojo a Leah; aunque a mí me sonó un poco más como a una advertencia.


-De acuerdo, muchas gracias por perdonarme- besó a Sue y a mi padre y se fue corriendo a donde estaban Rosalie, Emmett, Jasper, Carlisle y Esme. Alice seguía sin aparecer.


-Buen trabajo mi amor- murmuró Edward junto a mi oreja y me dió la vuelta para que sus labios se encontraran con los míos, puso una de sus manos en la parte baja de mi espalda y la otra en mi cabello, yo enrosqué mis brazos alrededor de su cuello y me acerqué más a él; de repente sentí como sus manos se soltaron de mi y deshacían mi abrazo


-Bella…. contrólate- susurró Edward entre risas.

Demonios, seguía comportándome exactamente igual que la primera vez que Edward me besó, pero no podía evitarlo, cada vez que sentía el contacto de su piel contra la mía solía olvidarme completamente de todo y de todos; era como si nos transportáramos a nuestro paraíso personal, en el que solo estábamos él y yo.

Edward me sonrió y me dio un rápido beso
-Más tarde… cuando estemos solos- me prometió con un gran brillo en sus ojos y una sonrisa pícara.

-Más tarde- repetí.
Si todavía fuera humana en este momento mi corazón latiría tan rápido que parecería el aleteo de un colibrí.

-¿Te gustó la sorpresa de Charlie?- inquirió mirándome con curiosidad.
-Por supuesto que sí, pero debiste decírmelo antes- lo acusé dándole un pequeño golpe en el abdomen.

-No, Charlie tenía que hacerlo- dijo negando con la cabeza –además si te lo hubiera dicho ya no hubiera sido sorpresa- me atajó
-Tienes razón- admití
-Aunque, todo éste asunto de la boda va a ser complicado para Nessie- comentó un poco preocupado.

-Lo sé, ella y Leah se pasan todo el tiempo pelando- suspiré –y no se que vaya a pasar después- agregué nerviosa mientras jugaba con los dedos sus dedos
-No te preocupes, Nessie se controlara- me aseguró –pero yo te recomiendo que hables con Charlie- lo miré desconcertada –la opinión que mas le importa es la tuya y aun no la ha escuchado; lo mejor sería que le demuestres tu apoyo- sugirió
-De acuerdo, voy a hablar con él- me estiré para darle un beso en la mandíbula y me acerqué lentamente a mi padre que estaba solo.

-¿Papá?
-¿Si cariño?
- ¿En donde está Sue?
-Entró a la casa; fue por la comida que preparó, es que ya todos tienen hambre- dijo dirigiendo una mirada a los quileutes y riendo levemente; yo me uní a su risa –esos muchachos siempre tienen hambre, no sé a donde se les va tanta comida; tal vez a los músculos.

-Sí tienes razón- admití, pues los había visto comer y vaya que comían mucho.
-¿Qué se te ofrece cariño? ¿Necesitas a Sue? ¿Quieres que vaya por ella?- preguntó
-No, no papá no vayas por ella- dije levantando una mano, Charlie encogió los hombros y me miró fijamente esperando a que continuara –solo quería decirte que lamento mucho lo que pasó entre Leah y Nessie; tú sabes que no se llevan muy bien- intenté justificarlas.
-No te preocupes Bella

-Al contrario papá me preocupa porque tú tienes todo el derecho del mundo a ser feliz con quien quieras- dije tomándole las manos; Charlie se estremeció ante el frío contacto de mis manos –y nadie podrá impedir que ustedes se casen.
-En verdad cariño, no te preocupes, ni siquiera nos sorprendió lo que pasó- insistió
Lo miré fingiendo confusión; puesto que ya había escuchado cuando se lo dijo a mi hija.
-¿Por qué?

-Porque desde que le pedí matrimonio a Sue, hablamos de lo que podría pasar entre Leah y Nessie, y acordamos que nada de lo que sucediera iba a cancelar nuestros planes- explicó Charlie
-Me alegró que lo tomen así y te prometo que nada va a arruinar esa boda- aseguré dándole un abrazo y un beso en la mejilla
-Así que…. ¿estas de acuerdo en que me case con Sue?-preguntó Charlie con curiosidad y un poco preocupado.

-Ay papá, por supuesto que si- suspiró aliviado
-Yo creí que te había molestado la noticia
-Para nada, solo estaba preocupada por Nessie- sacudí la cabeza confundida

¿Cómo podía pensar eso Charlie? Si una de las cosas que más quería en el mundo era que el fuera feliz.

-Pero tengo que decirte una cosa- dije simulando estar molesta
-¿Qué?- la preocupación regresó a su rostro
-Que te tardaste mucho en pedírselo- agregué entre risas y Charlie se unió a mi dándome un gran abrazo y un beso en la frente.

-¡CHARLIE! ¿Puedes ayudarme?-gritó Sue desde adentro de la casa
-¡SI YA VOY!- respondió, me dio un último beso en la frente y se fue corriendo para ayudarle a Sue.

Me di la vuelta y me dirigí hacia Edward que estaba sentado entre Nessie y Emmett, riéndose de alguna de las “ingeniosas” bromas de mi hermano/cuñado.
Alice seguía sin aparecer y eso me ponía muy nerviosa.

Llegué hasta donde estaban todos sentados y Rosalie fue la primera en levantarse para saludarme.
-Hola Bella ¿Cómo has estado?- preguntó dándome un cariñoso abrazo.
Desde que Rosalie supo que yo estaba embarazada el trato entre nosotras fue mejorando hasta convertirse en un verdadero trato de hermanas.
-Bien Rose, muchas gracias- respondí alegre
Tenía dos años que no la veía porque se fue con Emmett a viajar por todo el mundo-como si no lo conocieran ya.
-¿Qué tal te sienta la universidad Bella? ¿Si eres la número uno o no?- preguntó Jasper con curiosidad y un atisbo de sarcasmo.
-Yo creo que no deberías preguntárselo Jasper- intervino Emmett con una gran sonrisa

¿Por qué decía eso?

-¿Por qué lo dices Emmett?- preguntó Carlisle con seriedad.
No comprendía el comentario de Emmett, que además de estar fuera de lugar no tenía ningún sentido.
Tal vez no era la numero uno, pero si tenía un muy, muy buen promedio.

En cuanto la respuesta de Emmett cruzó por su mente, Edward le gruño bajito y por su reacción supe mas o menos que era lo que Emmett iba a decir.
Una indirecta respecto a mi vida sexual.

-Es obvio que es la numero uno, porque ¿que otra cosa puede hacer en su tiempo libre si no es estudiar y ponerse al día con sus tareas?-logró decir entre carcajadas.

Jasper se echo a reír. Rosalie intento no hacerlo pero falló olímpicamente. Carlisle y Esme estaban muy serios porque no les gustaba que se hicieran ese tipo de comentarios delante de ellos- y la verdad ¿a que padre-ya sea adoptivo o no- le gusta enterarse de la vida sexual de sus hijos?
Nessie miró a todos con incomodidad.

-Nessie cariño, ¿Por qué no vas a ayudarle a Sue?-le propuse con una sonrisa; no me gustaba hablar de “esto” enfrente de mi hija.
-Si mamá- aceptó con gusto; ella estaba muy acostumbrada a las indirectas de Emmett, pero siempre que podía se alejaba para no escucharlas; no era algo que le gustara oír y con toda la razón, porque al igual que para los padres no era agradable enterarse de la vida sexual de sus hijos, para ellos tampoco era nada grato saber lo que hacen sus padres durante la noche.

Nessie se paró de un salto y se fue corriendo hacia la casa.
Seguí con la mirada a mi hija hasta que entro a la casa de Charlie y en cuanto lo hizo me volví para enfrentarme a Emmett.

Él estaba sentado con las manos atrás de la cabeza y me miraba con aire despreocupado. Edward seguía molesto.

-Eres brillante Emmett, te juro que lo eres- le espeté molesta
-Lo sé- reconoció con una sonrisa resplendeciente.

-Puedes decirme por que me lanzas indirectas enfrente de Renesmee- exigí cruzando los brazos sobre mi pecho y alzando una ceja.


-Simplemente porque es mas divertido hacerlo frente a mi sobrina- reconoció entre risas


-Pues no lo vuelvas a hacer- le exigí


-¿Por qué? no puedes obligarme- su voz se tornó burlona


-No, no puedo, pero tú y yo teníamos un trato- le recordé



Ese trato lo hicimos justo despúes de que despertara a mi nueva vida como vampiro; yo lo reté a las vencidas y como yo gané acordamos que iba a dejar de hacer aluciones e indirectas respecto a mi vida sexual.



-Ay Bella, eso ya tiene mucho tiempo, además tú contabas con ciertas ventajas- señalo mirandome de forma acusadora
Tenía que admitirlo, Emmett tenía razón , ya que el día que lo reté yo astaba recien transformada y cuando eres un neófito eres el vampiro más fuerte de todos.


-¿Quieres hacer una pequeña apuesta Bella?- me retó muy entusiasmado, quitando las manos de su cabeza para pararse de la silla.


-Emmett, no creo que quieras que Bella te vuelva a ganar- reconoció Edward entre risas, completamente relajado


Carlisle y Esme se levantaron y se alejaron de nosotros- tampoco les gustaba cuando nos poníamos a apostar- y se dirigieron hacia Sam y Emily; que estaban parados de perfil a nosotros.


La mirada de Emily y la mía se cruzaron.Habia algo diferente en ella, se veía hermosa- a pesar de sus multiples cicatrices- llena de luz e irradiaba felicidad.


La recorrí con la mirada y no fue hasta que me detuve en su abultado vientre cuando me di cuanta del motivo por el cual se veía tan feliz.


ELLA ESTABA EMBARAZADA


Una seria de sentimientos encontrados recorrieron mi mente.


Por un lado sentía felicidad por Sam y Emily porque un hijo es lo mejor que le puede pasar a una pareja que se ama tanto como ellos.


Y por otro lado sentía tristeza porque a pesar de lo mucho que sufrí cuando estuve embarazada de Nessie y durante su violento nacimiento, fue algo que realmente disfrute y me gustaría poder repetirlo; pero eso era imposible pues un vampiro no puede concebir.




-Entonces que dices hermanita ¿hacemos la apuesta o no?- insistió Emmett sacandome se mi ensimismamiento y me di cuenta que tenía mis manos puestas sobre mi plano y fuerte abdomen


-No..


-¿Por qué? acaso te da miedo o es porque sabes que esta vez no vas a poder ganarme- me provocó y echo la cabeza hacia atrás riendose a carcajadas.




-No he dicho que no lo haré- agregué con la voz una octava más alta para que pudiara escucharme.


Emmett dejó de reir


-Solo digo que aquí no, pero te prometo querido hermanito que en cuanto lleguemos a la casa te daré tu merecido- añadí con tono burlón.


Rosalie, Jasper y Edward se echaron e reir tan fuerte que todos voltearon a vernos.


Edward se levantó y me tomó por la cintura.


-Confió en ti- me susurró al oido -se que puedes hacerlo- y se inclino para besarme


-Ed, Rose, ¿estan de humor para hacer otra apuesta?- preguntó Jasper


-Claro, yo apuesto por Bella- contestó Edward sonriendo angelicalmente y abrazandome más fuerte.


-Yo por Emmett- dijo Jasper -y tú Rose ¿por quien apuestas?-inquirió con una mueca burlona porque sabía que para Rosalie iba a ser una decisión un poco dificil pues por un lado Emmett era su pareja y tenía que apoyarlo, y por el otro lado sabía que yo tenía la posibilidad de ganar.




-Lo siento Emmett pero yo apuesto por Bella- dijo cautelosa y con un gesto de disculpa


-¡¿QUE?!- exclamó Emmett con irritación mirando a Rosalie con cara de pocos amigos -¡¿POR QUÉ?!


-Bella tiene muchas posibilidades de ganarte y a mí no me gusta perder- se justificó Rose.


Emmett se dejó caer- con cuidado - en la silla fulminando a Rosalie con la mirada.
Esta era la primera vez que veía a Emmett tan molesto con Rosalie, pero entendía el motivo: ella había lastimado su ego al apostar por mí; eso me hizo sentir con más confianza de poder ganarle a Emmett
Mi mente dió un gran giro cuando recordé que Alice aún no aparecía, así que decidí preguntarle a Jasper.

-Jasper- lo llamé; él seguía acordando con Rosalie los terminos de la apuesta.
-¿Si Bella?- contestó levandando la cabeza para mirarme.
- ¿En donde está Alice?- inquirí retorciendo mis dedos
-Ah- se rió bajito antes de contestar -fue a tú casa
-¿Para qué?- pregunte confundida

-Fue a dejarte unas cosas que te trajó de Francia y como sabe que no te gusta que te den regalos, prefirió ir aa dejartelos a tu casa para que no puedas regresarlos- explicó Jasper y despues soltó una risita
-Hum- musité sin mucho entsiasmo y fastidio
Todos los regalos que me daba Alice-casi siempre ropa- eran binitos, si, pero eran ostentosos y algunos otros muy provocativos.
No me molestaba usarlos porque todos se me veían increíbles y tambien era una satisfacción para mí ver como se le ponían los ojos como platos a cualquier persona-humanos- que me veía, pero me gustaba más ver como Edward disfrutaba que usara esos modelitos.
Solo por esa razón no le regresaba a Alice la ropa que me traía.
-Te van a encantar- aseguró Jasper -bueno les van a encantar- agregó sofocando una risa
Edward bufó entre divertido y enojado.

-Escucha amor, Alice ya viene- anunció Edward en voz baja.
Hice lo que me dijo, puse más atención y dejé que mis sentidos llegaran hasta donde Alice se encontraba para poder escuchas como atravesaba el inmenso bosque lo más rápido posible.
Me sentí de lo más aliviada cuando la vi aparecer del lado este de la casa con sus andares de bailarina y tan encantadora como siempre.

Despúes de tanto tiempo de no verla sentí una corriente electrica atravezando mi cuerpo en el momento en que me miró con sus hermosos ojos dorados.
Había algo extraño en ella, pues normalmente cuando me veía me abrazaba y nos poníamos a saltar como niñas pequeñas, pero en esta ocasión pasó de largo y entró a la casa de Charlie sin siquiera saludarme.
Se veía un poco apurada y nerviosa.
-¿Que le pasa a Alice?- le pregunté a Edward manteniendo mi vista fija en la puerta por la que había entrado Alice.

-Está nervisa por la boda- me contestó con sinceridad.
-Ah, la esta pleneando ella sola ¿verdad?- más que una pregunta era una afirmación.
-Sí, pero lo que la tiene así es que Sue le avisó hace diez días y la boda es la semana proxima- me explicó Jasper -aunque no sé por qué se preocupa tanto, al final todo le sale bien- añadió sacudiendo la cabeza confundido.

Sonreí para mis adentros retrocediendo en el tiempo seis años atras hasta el día de mi boda; había tenido tanto miedo de que a Alice se le pasara la mano organizandola y que todo estuviera muy estrafalario, que al final me di cuenta que todo ese miedo había sido en vano porque todo estuvo tan.......prefecto, que tuve que reconocer que Alice era una gran artista-aunque eso lo sabía desde antes- para organizar ese tipo de eventos ya que cuidaba cada detalle a la perfección para hacer de ese día uno de los ejores de tu vida.
A lo lejos pude escuchar como Alice le pedía su opinión a Sue acerca de todas la ideas que tenía para la boda, a las que ella le decía que estaba bien y que todo lo dejaba en sus manos porque confiaba en ella.
La madre de los licántropos-por así decirlo- confiando en un vampiro, vaya ironía.


Sue, Charlie, Nessie y Alice salieron de la casa con charolas de aluminio repletas de diferentes platillos, que por su olor-desagradable para mí- pude adivinar que se trataba de lasagna, papas al horno y filete Stoganoff-seguro Charlie le dio la receta de su madre a Sue para que lo cocinara; era el platillo favorito de mi padre-me di cuenta de como Charlie maniobraba con dos charolas de comida, intenté no reirme pero fallé y solté una risita que parecía música.

Llegaron a la gran mesa y pusieron las charolas sobre ella. En cuanto pude apreciar la comida de cerca, entendí a que se refería Edward cuando me veía comer y decía que la comida humana era realmente desagradable, y es que en verdad lo era; en estos momentos no podía comprender que en algún momento llegó a gustarme algo tan repugnante como eso.
Pero bueno en ese tiempo yo era humana.

-¡¡TODOS A COMER!!- profirió Charlie con gran entusiasmo.

Todos nos sentamos en la mesa y empezamos a comer; bueno empezaron, porque nosotros solo fingiamos hacerlo.
Y así se pasó el resto de la tarde, entre risas, conversaciones y bromas entre todos nosotros; incluso parecía que no estabamos licántropos y vampiros juntos, si no, una gran familia celebrando un día lleno de sorpresas.




No hay comentarios:

=) Fotos Semanales Antiguas*